Testimonios orales

Fuentes orales, historia oral

 Las fuentes orales permiten, desde el punto de vista de la investigación y la educación,  transformar tanto el contenido como el propósito de la Historia, superando el enfoque esencialmente político y evitando el monopolio de las estructuras de poder,  sacar la educación de sus reductos institucionales y llevarla al mundo:[1]

               “En algunas escuelas se han realizado proyectos sobre las propias familias de los niños (…) “La historia oral es una Historia construida en torno a la gente. Introduce la vida en la Historia y eso hace que se amplien sus miras. Hace posible los héroes no sólo entre los líderes, sino entre la mayoría de la gente desconocida. Estimula a estudiantes y profesores a trabajar codo con codo. Introduce la Historia en la comunidad y la extrae de ella. Ayuda a los menos privilegiados, y especialmente a los viejos, en la búsqueda de la dignidad y la confianza en sí mismos. Favorece el contacto – y en consecuencia el entendimiento entre las clases sociales y entre las generaciones. Y puede dar a los historiadores (…) un sentimiento de pertenecer a un lugar y a un tiempo . (…) De igual modo, la historia oral presenta un desafío a los mitos de la Historia comúnmente aceptados, y a los juicios autoritarios inherentes a su tradición. Y aporta medios para una radical transformación del significado social de la Historia”[2]                                     

Para el estudio de la historia reciente – la Guerra Civil, el Franquismo, la Transición- las fuentes orales permiten a los alumnos acercarse a la generación de sus padres y abuelos que han vivido los acontecimientos históricos que se van a estudiar. Este tipo de recurso permite actividades diversas, a partir de las cuáles,  contrastando los testimonios entre sí y con otras fuentes, obtener informaciones substantivas; además posibilita una aproximación a la conciencia de una historia vivida que, a su vez, es objeto de la investigación histórica; y, no menos importante, el recurso a las fuentes orales cumple también una función social. (…) La historia oral, a mi modo de ver, debe brindar una vía de expresión para las experiencias de personas que de los contrario -históricamente hablando- no dispondrían de ella [3]

[1]Como ejemplo de utilización didáctica de las fuentes orales está el proyecto del IES Francisco Giner de los Rios de Alcobendas

[2] Thompson, P. : La voz del pasado. Historia oral. , IVEI, 1988, p. 29

[3] Fraser, R.: Recuérdalo tú y recuérdalo a otros. Historia oral de la Guerra civil española: Barcelona, Crítica, 1979, pág.28

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s